En este momento estás viendo Conoce la importancia de pagarte a ti primero para que nunca más te vuelva a faltar el dinero
la importancia de pagarte a ti primero

Conoce la importancia de pagarte a ti primero para que nunca más te vuelva a faltar el dinero

Si eres una persona responsable que paga puntualmente los recibos como el del agua, la luz, el gas, internet, televisión, etc., déjame felicitarte, pues esto te hace una persona respetable. Pero si además eres un emprendedor, pues te felicitamos también, ya que las responsabilidades se incrementan más. Sin embargo, hoy hablaremos de la importancia de pagarte a ti primero.

Está claramente excelente que puedas pagar todas tus responsabilidades. Sin embargo, lo que no está bien es que seamos esclavos de estas. Permíteme explicártelo. Por muchos años te enfocas en pagar todas tus responsabilidades, pero… ¿realmente vives tranquilo y satisfecho?

Si tu respuesta es sí, entonces sigue haciendo lo que estás haciendo. Pero si tu respuesta es que no estás satisfecho pagando a todos y no dejando nada para ti, entonces deberás ejecutar un plan donde las cosas cambien de forma positiva y empiecen a girar a tu favor.

La importancia de pagarte a ti primero: la prosperidad te abundará

Con este post no estamos incitando a las personas que sean unos degenerados y conchudos. ¡De ninguna manera! Con este post te queremos invitar a que reflexiones lo que estás haciendo con tu vida y por qué el dinero solo te alcanza para pagar a los demás, pero a ti no te queda nada.

Una buena estrategia para empezar a pagarte a ti primero tiene que ver con el momento en que te levantas hasta que te acuestas. Es de suma importancia que empieces a pagarte a ti primero siendo una persona agradecida, sin importar cuanto tengas. El ser agradecido te permite vivir más feliz y menos a pegados o preocupados por pagar o conseguir las cosas.

Pagarte a ti primero es empezar a vivir la vida con la decisión de amar y vivir menos estresados. Hay personas que piensan que teniendo más dinero lo van a solucionar todo. Pero resulta que, el dinero usado de forma incorrecta es el principal de todos los males.

El Dinero una Herramienta

Muchas personas hoy día saben que el dinero es una herramienta, pero resulta que nosotros terminamos siendo la herramienta. Ahorrar el dinero no está mal, cuando se tiene un objetivo, lo que está mal es ahorrar dinero para acumular, para amasar fortunas.

Recuerdo cuando mi papá me contó la historia de un tío emprendedor el cual tuvo la oportunidad de suplirle un favor monetario a uno de sus hermanos y se lo negó. Permíteme y te cuento mejor la historia… Resulta que mi tío le pide prestado dinero a su hermano para hacer algo de comer, pero este se negó a prestarle el dinero, con la justificación que el dinero era para el negocio.

Hoy en día ninguno de los dos tíos esta con vida, pero estoy seguro de que el tío que pidió prestado el dinero vivió más feliz que aquel que no quiso prestarlo para satisfacer esa necesidad tan básica. Está bien tener el dinero con un objetivo, pero si tienes la oportunidad de calmarle el hambre a una persona, y posponer por unos pocos días el negocio, no dudes en hacerlo.

En resumen, no es necesario abstraerse con lo material

Algún día te vas a morir, y no te vas a llevar nada. Así mismo las cosas que llenan más el alma y dan felicidad claramente es ayudar a los demás. Pero siempre recuerda esto, trata de ayudar a todas las personas que puedas, pero ayuda mucho más a los que se ayudan a sí mismo.

Una persona que no se ayuda a sí misma es otra persona que vive esclava. Es otra más que no aprendido la importancia de pagarse primero a sí misma. Pagarte a ti primero es una buena forma para luego ayudar a los demás. Por otro lado, claramente es importante que empieces ahorra por lo menos el 10% del dinero para luego invertirlo de forma inteligente y eficaz.

Finalmente es importante trabajar, ahorrar, pero también es importante darte tus gustos. Ayudar a los demás es una muy buena razón para querer seguir viviendo y, para que puedas firmemente seguir pagándote a ti primero. En definitiva, el camino de la riqueza es cuando decides pagarte a ti primero.